Clínica Baviera
Llama gratis
900 180 100

Bye bye gafas con Cirugía Refractiva

Visión borrosa causada por ansiedad: un síntoma desconocido

Las personas que sufren ansiedad pueden padecer un gran abanico de síntomas psicológicos, conductuales, sociales, cognitivos y fisiológicos. De hecho, la visión borrosa por ansiedad puede ser uno de ellos y, aunque en muchos listados de síntomas no está recogida, es más común de lo que puede parecer en un principio.


↓ Descubre aquí las claves para cuidar tus ojos todo el año ↓

¿Qué es la ansiedad?

El miedo y la ansiedad son respuestas de nuestro cerebro a situaciones de riesgo o peligro. Este tipo de ansiedad es útil, ya que nos permite estar alerta y proteger nuestra vida. Cuando se trata de una reacción a una amenaza externa, la ansiedad desaparece poco después de que lo haga la situación que la ha provocado. El problema surge cuando la ansiedad no desaparece o cuando es provocada por situaciones que no deberíamos percibir como peligrosas. Este tipo de trastornos por ansiedad perjudican gravemente a la calidad de vida de las personas que los sufren, y requieren de tratamiento profesional para poder superarlos.

Al ser la ansiedad una respuesta primitiva de todo nuestro organismo ante una situación de peligro, su objetivo es preparar nuestro cuerpo para enfrentarse al peligro en cuestión o para preparar la huida. Esto provoca muchas reacciones en nuestro cuerpo, todas y cada una de ellas diseñadas para generar una mejor respuesta ante la amenaza. Los síntomas son, por tanto, muy diversos, afectando de distinta manera a cada persona. En lo que respecta a la vista, hay varios factores que pueden alterarla:

  • Un estado elevado de  ansiedad puede afectar a los niveles de azúcar en sangre, a la circulación y a ciertos procesos químicos del cerebro. Todo esto puede derivar en una visión borrosa que, en principio, debe desaparecer al pasar la crisis y normalizarse de nuevo el organismo.
  • La producción de ciertas hormonas (especialmente la adrenalina) también se dispara en las situaciones de ansiedad como reacción para poner al cuerpo en alerta. Estos agentes químicos provocan la dilatación de las pupilas, lo que permite una mayor entrada de luz. Pero también nos perjudica a la hora de enfocar. Esto se une a la tensión muscular, provocando como resultado una visión borrosa que incluso puede ocasionar visión de túnel en algunas personas.
  • Tras un episodio de ansiedad se produce un enorme agotamiento, consecuencia del gran gasto energético que ha supuesto para el organismo. Esto también puede provocar visión borrosa.
  • Además de visión borrosa, la ansiedad puede provocar otros síntomas oculares, como visión doble o dolor ocular. Estos problemas también pueden estar causados por el aumento de la tensión muscular y arterial.

Además de los síntomas asociados a la visión borrosa causada por ansiedad, hay que tener en cuenta que la ansiedad también provoca otros síntomas en el cuerpo. Algunos de los más comunes son los siguientes:

  • Palpitación o aumento de la presión cardíaca.
  • Respiración agitada y sensación de ahogo.
  • Sensación de opresión en el pecho y el estómago.
  • Temblores.
  • Elevada sudoración y escalofríos.
  • Náuseas y molestias abdominales.
  • Sensación de ardor en la cabeza, especialmente detrás de las orejas.
  • Mareos y desmayos.

La presencia de todos o alguno de estos síntomas, además de los ya mencionados asociados a la visión borrosa causada por ansiedad, debe hacernos pensar que nos encontramos ante un posible ataque de ansiedad. Lo más habitual es que estos síntomas desaparezcan cuando también lo haga la situación que los causa. Sin embargo, en ciertas personas, estos síntomas se pueden prolongar en el tiempo, y es entonces cuando se habla de ansiedad como enfermedad crónica, que debe ser controlada y tratada por un médico para que no se convierta en un impedimento para que el paciente desarrolle su vida diaria con normalidad.

Hombre tapándose la cara sentado en una escalera

Tratamiento de la visión borrosa causada por ansiedad

El tratamiento para la ansiedad puede incluir medicación, terapia psicológica o, normalmente, ambas. La ansiedad debe ser tratada desde la terapia psicológica para conseguir resultados a largo plazo y que el paciente sea capaz de afrontarla sin necesidad de la ayuda de fármacos. Los psicólogos usan la terapia cognitiva para ayudar a los pacientes a identificar y aprender a controlar los factores que contribuyen a fomentar su ansiedad. Además, la terapia de conducta implica usar técnicas para reducir o detener las conductas no deseadas asociadas con estos trastornos. 

No obstante, más allá de la terapia cognitiva, en muchos casos, el uso de fármacos es necesario para controlar las crisis de ansiedad cuando el paciente no es capaz de hacerlo por sí mismo. Estos fármacos deberán ser siempre recetados por un médico, y su tratamiento no deberá alterarse o suspenderse sin el visto bueno de este. 

Hay que tener en cuenta que, normalmente, la ansiedad provoca más ansiedad. Los síntomas de esta enfermedad provocan que el paciente se ponga más nervioso y se asuste, por lo que el paciente entra en un círculo vicioso del que le cuesta salir. Por este motivo, y para atajar estas crisis, en algunos casos es necesario  el uso de fármacos para controlar la ansiedad. Sin embargo, no deben usarse a largo plazo, ya que pueden provocar una fuerte adicción que perjudica la recuperación.

Respecto a los efectos de la ansiedad sobre la visión, estos no requieren tratamiento específico, ya que, una vez que esta desaparezca, la vista volverá a la normalidad.

De hecho, la mayoría de pacientes con ansiedad consiguen reducir o eliminar los síntomas y retomar su vida normal al cabo de unos meses con la terapia psicológica adecuada. Pero se debe tener en cuenta que los tratamientos no tienen un efecto inmediato y que cada paciente presenta un ritmo de recuperación diferente. 

¿Se recupera la visión correcta al superar la ansiedad?

Normalmente la respuesta es sí. En principio, el descanso y la relajación son suficientes para devolver la visión a la normalidad. No obstante, algunas personas creen que los elevados niveles de tensión arterial que pueden surgir asociados a la ansiedad provocan una aumento de la tensión intraocular y derivan en la aparición de glaucoma. El glaucoma es una enfermedad neurodegenerativa caracterizada por el daño del nervio óptico secundario. Este daño está provocado en un alto porcentaje de casos por el aumento de la presión intraocular. El deterioro progresivo del nervio óptico genera pérdidas en el campo visual y, en casos graves, puede llevar a la ceguera. 

Sin embargo, hay que mencionar que la presión intraocular no aumenta a la par que la tensión arterial o muscular, sino que se debe a causas diferentes. De este modo, en la mayor parte de los casos, el glaucoma se debe a que el sistema de drenaje del ojo no funciona correctamente y el exceso de humor acuoso no se elimina con normalidad, causando así que aumenta la presión dentro del ojo. Es decir, que la ansiedad no debería constituir por sí sola un mayor riesgo de la existencia de glaucoma en un paciente. No obstante, se recomienda acudir al oftalmólogo de forma periódica y rutinaria para descartar un posible aumento o variación de la presión intraocular, así como otros problemas relacionados con la visión y la salud ocular. 

Por lo tanto, si piensa que padece visión borrosa causada por ansiedad, debe acudir al oftalmólogo para descartar otras causas, pero no debe asustarse por cómo pueda afectar este hecho a un posible glaucoma. De hecho, por lo general, el aumento de presión intraocular no suele presentar síntomas, por lo que también es necesario acudir al oftalmólogo para que sea este quien pueda detectarlo correctamente. 

Como se puede ver, la ansiedad provoca una gran cantidad de síntomas que pueden perjudicar a nuestra salud. Mantener una vida relajada puede ayudar a evitarlos si se sufre de ansiedad de manera puntual. Sin embargo, en el caso de sufrir ansiedad crónica, es necesario que esta sea tratada por un médico del mismo modo que se tratan enfermedades de cualquier otro tipo.


¿Por qué veo mal?

No hay comentarios

Todavía no hay comentarios.

Escribe un comentario