Clínica Baviera
Llama gratis
900 180 100

Bye bye gafas con Cirugía Refractiva

¿Visión borrosa por estrés? Sí, es posible

Probablemente la visión borrosa por estrés sea la gran olvidada de los procesos de ansiedad. Casi todos sabemos identificar la sintomatología asociada a un estado de estrés como dolores de cabeza, problemas para comer con normalidad, dificultad para respirar, e incluso episodios de alopecia, pero pocos estamos al tanto de que el estrés también puede tener efectos en nuestros propios ojos.

Así, la ansiedad y/o el estrés pueden comportar problemas de visión borrosa que, por fortuna, resultan pasajeros y se superan al poco tiempo sin mayor repercusión ni necesidad de tratamiento alguno en la mayoría de los casos. Aunque, por supuesto, es aconsejable un examen oftalmológico para que confirme nuestras sospechas y descarte otras posibilidades más graves como un posible glaucoma.

New Call-to-action

También, en ocasiones, el estrés puede derivar en temblor de ojos, inflamación e incluso motivar alarmantes casos de pérdida instantánea de la visión (amaurosis).

Por lo tanto, si nuestra vista evidencia alguno de estos problemas tras una temporada en la que el estrés ha estado más que presente, conviene que estemos informados para que no cunda el pánico.

Pero ¿a qué pueden deberse los problemas de visión borrosa por estrés?

Nuestro cuerpo responde de múltiples formas ante un estado de ansiedad y/o estrés. Así, si padecemos estrés, no es extraño que éste afecte a nuestra visión, que se puede volver borrosa. Pero ¿por qué sucede esto?:

  • Una explicación la hallamos en los niveles de azúcar en sangre y en determinados procesos químicos del cerebro que pueden quedar alterados tras un estado elevado de ansiedad.
  • También una posible causa puede ser el enorme agotamiento físico que nos genera la ansiedad que –cómo no–  puede pasarle factura a nuestros ojos.
  • También los estados de nervios y estrés pueden esconderse tras un aumento de la presión arterial con la consiguiente visión borrosa.

Hombre con camisa a cuadros mira el ordenador

¿Qué hacer ante un posible caso de visión borrosa por estrés?

El estrés no es un buen compañero. De hecho, puede elevar tanto nuestra tensión arterial como la presión intraocular. Este último factor incrementa las posibilidades de sufrir glaucoma en el futuro, dado que puede dañar de forma irreversible el nervio óptico. Por lo tanto, no debemos subestimar la visión borrosa por estrés. Estos consejos  –aunque hay muchos más– pueden ayudarnos a evitar mayores problemas:

  • Descansar la vista: Sobre todo ahora que nuestra actividad en la vida rebosa de pantallas digitales de las que solemos abusar. Así, realizar pausas periódicas pueden ayudarnos a relajar la vista. Por cierto, ¿sabías que solemos parpadear mucho menos cuando estamos ante un dispositivo? No hacerlo con la debida frecuencia ocasiona el síndrome de ojo seco que comporta irritación, fatiga ocular, sequedad y sensación de quemazón.
  • Nuestra dieta influye en la salud visual: Lo cierto es que debemos procurar que en nuestra una dieta abunden las frutas y las verduras. Debemos preocuparnos, además, de incluir aquellos alimentos que aporten antioxidantes como la luteína y zeaxantina, pues reducen el riesgo de padecer Degeneración Macular Asociada a la Edad (DMAE).
  • Reducir nuestras horas de televisión y sedentarismo en favor de otras actividades que impliquen salidas al aire libre, como deportes o paseos por el campo. De esta manera mitigaremos nuestro estrés al tiempo que relajamos la vista.

No obstante, si la visión borrosa perdura, conviene acudir a un especialista a fin de que examine nuestros ojos y pueda descartar la existencia de otras patologías oculares.

New Call-to-action

No hay comentarios

Todavía no hay comentarios.

Escribe un comentario