Clínica Baviera
Llama gratis
900 180 100

Bye bye gafas con Cirugía Refractiva

Test de vista: ¿son fiables?


↓ Descarga la guía:

¿En qué consiste un test de vista o test de miopía?

Mediante un test de vista o test de miopía puede medirse la agudeza visual, que es el parámetro que evalúa la capacidad del sistema visual de cada persona para distinguir objetos a cierta distancia. Estos test sirven detectar la miopía y otros problemas de la refracción, como la hipermetropía o el astigmatismo.

El funcionamiento de un test de este tipo no es complicado, ya que básicamente consiste en una pizarra con letras o bien dibujos, estos últimos están especialmente indicados para niños o personas que no saben o no pueden leer por algún motivo.

Estas letras o dibujos están colocadas en filas, las de arriba son más grandes y van disminuyendo progresivamente su tamaño a medida que van descendiendo, siendo las letras de las últimas filas muy pequeñas.

Lo normal es colocar el tablero con las letras a unos 6 metros de distancia, pero si las letras son más pequeñas de lo estipulado pueden ponerse a menos distancia para que la persona que se someta al test de la vista compruebe si es capaz de distinguirlas.

Optotipo claro y optotipo borroso

Normalmente se empieza por las más grandes y se va bajando (primero con un ojo, luego con el otro y finalmente con los dos) hasta que la persona ya no es capaz de verlas con nitidez.

Resultados y uso del test de la vista

Los resultados de este test de la vista se comprueban con unos niveles considerados normales y, si la persona no llega al mínimo establecido, se considera que tiene algún problema de refracción. Si la prueba se realiza correctamente, los resultados son bastante fiables, aunque es posible que sea necesario confirmarlos con más pruebas, como un fondo de ojo.

La sencillez del test de la vista hace que muchas personas se atrevan a realizarlo en su propia casa. No podemos decir que esta práctica sea desaconsejable, ya que es totalmente inocua y no supone ningún tipo de peligro. Pero, en cualquier caso, hay que tener muy claro que un test no realizado y validado por un profesional tiene un valor únicamente orientativo. Es el oculista u oftalmólogo el que, finalmente, deberá confirmar si la persona tiene un problema de la refracción y el número exacto de dioptrías y, de ser así, valorar las distintas opciones para su corrección.

Una vez detectada, la miopía puede tratarse con gafas graduadas y lentillas para desplazar el punto focal hacia delante, corrigiendo así el defecto del ojo miope, puesto que de esta forma los objetos se enfocan adecuadamente sobre la retina.

Una vez las dioptrías de miopía se estabilizan, lo cual suele ocurrir cuando la persona deja de crecer (entre los 18 y los 20 años) existe una alternativa para corregirla sin necesidad de lentes: someterse a una intervención de cirugía refractiva.


¿Por qué veo mal?

No hay comentarios

Todavía no hay comentarios.

Escribe un comentario