Icono Glaucoma

QUERATOCONO

Te contamos qué es el queratocono y las diferentes opciones de tratamiento que se aplican en función de en qué fase se encuentre la enfermedad

El queratocono es el tipo más de común de queratectasia o ectasia corneal, un grupo de enfermedades degenerativas que originan el progresivo adelgazamiento, debilitamiento y deformación de la córnea. El queratocono se puede desarrollar sólo en un ojo o en los dos ojos a la vez, aunque casi siempre suele ser bilateral (afecta a los dos ojos).

A medida que evoluciona la enfermedad, la córnea adopta una forma cónica irregular debido a la alteración interna del tejido que se manifiesta en el adelgazamiento de la estructura corneal en su zona central o paracentral.

La córnea es una de las partes más importantes del ojo. La luz entra en el ojo a través de la córnea que la refracta o enfoca para que podamos ver con claridad. Cuando una persona padece queratocono, la forma de la córnea está alterada y la visión se distorsiona. De hecho, el queratocono puede llegar a hacer difíciles algunas actividades como conducir, escribir, leer o ver la televisión.

SÍNTOMAS DEL QUERATOCONO

El queratocono se suele manifestar de alguna de estas formas:

  • Disminución de la visión, visión borrosa y aparición o aumento repentino del astigmatismo (astigmatismo irregular).
  • Irritación ocular leve o moderada.
  • Incremento de la sensibilidad a la luz (fotofobia) y deslumbramientos.

Aunque el queratocono suele afectar a los dos ojos, los síntomas pueden variar de un ojo a otro.

TRATAMIENTO DEL QUERATOCONO

La vía de abordaje para el tratamiento del queratocono dependerá del grado de evolución en el que se encuentre la enfermedad. En la actualidad, no existe una cura total para el queratocono, sino que los tratamientos frenan su evolución o la ralentizan.

  • Gafas o lentillas. Cuando el queratocono es incipiente y no afecta a la calidad de vida del paciente, muchas veces el médico opta exclusivamente porque el paciente lleve unas gafas o lentillas bien graduadas.
  • Lentes semirrígidas. Es la opción de tratamiento más habitual cuando el queratocono genera astigmatismo irregular que provoca mala visión aún cuando el paciente utilice correcciones (gafas o lentillas). Estas lentillas aplanan la córnea y le devuelven (hasta cierto punto) a su posición correcta.
  • Crosslinking corneal. Este tratamiento para el queratocono se suele indicar en las fases iniciales de la enfermedad o como complemento a los anillos intraestromales.
  • Anillos intraestromales o intracorneales. Es una operación para el tratamiento del queratocono que se aplica para detener la progresión de la enfermedad. Es reversible y se puede combinar con el crosslinking corneal.
  • Trasplante de córnea. Es la última opción de tratamiento y se aplica cuando el deterioro visual es irreversible y el queratocono no puede corregirse con otros procedimientos.

PREVENCIÓN DEL QUERATOCONO

No existen medidas preventivas para evitar la aparición del queratocono, pero gracias a estos tratamientos los oftalmólogos especialistas en córnea sí suelen conseguir frenar su evolución o ralentizarla. Las revisiones visuales periódicas resultan esenciales, especialmente cuando existen antecedentes familiares de la enfermedad u otros factores que puedan hacer sospechar de su posible aparición. En el caso de las formas leves de queratocono, en ocasiones sólo pueden ser detectadas en una revisión oftalmológica general ya que no producen alteraciones visuales y sólo se diagnostican con estudios topográficos. En el caso de los queratoconos que evolucionan muy rápidamente, una detección precoz, especialmente cuando la enfermedad es prácticamente asintomática, puede evitar una mayor degeneración corneal y, en su caso, el trasplante de córnea.