LENTES INTRAOCULARES FÁQUICAS O ICL

Una lente fáquica es una lente intraocular que se añade al sistema óptico sin sustituir a ninguna estructura y manteniendo el cristalino. El cristalino es una parte del ojo con forma de lente que está situado entre el iris y el humor vítreo. Su principal función es la de enfocar los objetos que se encuentran a una cierta distancia aumentando o disminuyendo su curvatura.

Existen diferentes tipos de lentes fáquicas que se eligen según las características de la persona que quiera decir adiós a las gafas y lentillas:

  • Lentes epicristalinianas (habitualmente de tipo lentes ICL®). Son las más comunes en la actualidad y se colocan en la cámara posterior del ojo, por detrás del iris y por delante del cristalino.
  • Lentes de fijación iridiana. En este caso, la cirugía refractiva intraocular sirve para colocar la lente en la cámara anterior por delante del iris.
  • Lentes de apoyo angular. También se colocan en la cámara anterior del ojo y sus terminaciones se sitúan en el ángulo de esta cámara.

La intervención para la colocación de una lente intraocular sin sustituir a la lente natural (lentes fáquicas, habitualmente tipo ICL®) se ha convertido en una opción consolidada para la corrección de problemas refractivos en aquellos pacientes que todavía no padecen presbicia (vista cansada) y que, por las características de su ojo, bien por tener una alta graduación, o bien porque su córnea no admite la corrección láser, no pueden ser intervenidos con esta técnica.

De esta forma, las principales indicaciones para la implantación de una lente intraocular fáquica son:

  • Personas para las que no está indicada ninguna técnica de cirugía refractiva láser (Lasik o Técnicas de Superficie PRK/Lasek) por tener una elevada graduación o un espesor o forma de la córnea no adecuado para este tipo de intervención.
  • Pacientes sobre todo jóvenes (entre 20 y 40 años) que no presenten síntomas de presbicia o vista cansada.

Estos factores serán valorados por el especialista durante la primera consulta, en la que también se realizarán una serie de pruebas con el fin de asegurar que las características oculares de la persona permiten el implante de la lente. Por lo tanto, es importante valorar las siguientes variables:

  • La cámara anterior del ojo (espacio situado entre la superficie interior de la córnea y la superficie anterior del cristalino) debe tener la suficiente profundidad para la colocación de la lente intraocular.
  • La capa posterior de la córnea (endotelio corneal) tiene que contar con un número de células endoteliales suficiente.
  • No serán candidatos a la operación con lente intraocular ICL® los pacientes con patologías corneales como la distrofia o cicatrices.
  • Los resultados de la topografía corneal (una prueba muy sencilla que ofrece un "mapa" de la córnea) deben ser los adecuados.
  • El diámetro de la pupila del paciente debe ser el apropiado para la operación con lentes intraoculares fáquicas.
  • Se deben excluir otras enfermedades oculares, como el glaucoma, la uveítis o las patologías de la retina.

CARACTERÍSTICAS DE LAS LENTES FÁQUICAS

Están fabricadas de un material biocompatible llamado colámero.

Se fabrican para cada paciente.

Se corrigen varios defectos visuales en un procedimiento.

Se colocan detrás del iris y delante del cristalino sin alterar ninguna estructura del ojo. Es un procedimiento reversible.

Contienen un filtro UV que protege el ojo de los rayos del sol.

Son invisibles, tanto para el paciente como para su entorno.

LA OPERACIÓN

La intervención para el implante de las lentes intraoculares fáquicas se realiza de forma ambulatoria y con anestesia tópica (gotas) a través de una microincisión. El cirujano inyecta la lente (especial y única para cada ojo) en un espacio llamado cámara posterior, donde realizará una función similar a una lente de contacto, con la ventaja de no producir molestias y de ser invisible para cualquier observador.

La operación dura entre 15 y 20 minutos y no requiere puntos, ya que las incisiones se autosellan sin necesidad de suturas. Es normal que no se operen los dos ojos el mismo día. El paciente se podrá marchar a su casa sin necesidad de llevar el ojo tapado y la recuperación visual es muy rápida. El equipo médico de Clínica Baviera realizará un seguimiento personalizado para controlar la evolución del paciente.

CUIDADOS POSTOPERATORIOS

Es importante que, tras la intervención, y además de seguir las indicaciones específicas y particulares de su oftalmólogo, el paciente siga las siguientes instrucciones:

  • Puede hacer vida normal tras la operación, evitando golpes o impactos en los ojos.
  • No se frote los ojos.
  • Debe seguir las medidas higiénicas básicas antes de ponerse cualquier colirio en el ojo.
  • Debe dejar transcurrir al menos un minuto entre la aplicación de los colirios, si usa varios medicamentos.
  • Mantenga limpia y seca la zona ocular, siempre sin frotar los ojos.
  • Puede utilizar gafas de sol para salir a la calle, especialmente durante las primeras semanas tras la cirugía y sobre todo al salir de la clínica.

Para aquellos pacientes que están experimentando los síntomas de la vista cansada o presbicia, el procedimiento más indicado suele ser la cirugía con lensectomía resfractiva e implante de lente intraocular pseudofáquica. Será el oftalmólogo el que, tras estudias el caso, escoja el tratamiento más adecuado.

RECIBE INFORMACIÓN SOBRE NUESTRAS PROMOCIONES