LENTES INTRAOCULARES FÁQUICAS

“Clínica Baviera es líder europeo en implantación de lentes fáquicas con más de 1.400 intervenciones al año”

La intervención para la colocación de una lente intraocular fáquica sin sustituir el cristalino natural (lentes fáquicas, habitualmente tipo ICL®) se ha convertido en una opción consolidada para la corrección de problemas refractivos en aquellos pacientes que todavía no padecen presbicia (vista cansada) y que, por las características de su ojo, bien por tener una alta graduación, o bien porque su córnea no admite la corrección láser, no pueden ser intervenidos con esta técnica.

“Los oftalmólogos de Clínica Baviera cuentan con 15 años de experiencia en la implantación de lentes fáquicas”

Características de las lentes fáquicas

Las lentes intraoculares fáquicas:

  • Están fabricadas de un material biocompatible llamado colámero, flexible y suave.
  • Se fabrican específicamente para cada ojo y para cada persona.
  • Permiten corregir varios defectos visuales a través de un solo procedimiento.
  • Se colocan detrás del iris y delante del cristalino sin alterar ninguna estructura del ojo por lo que, si fuera necesario, se pueden cambiar o retirar. El procedimiento es totalmente reversible.

La operación

La intervención para el implante de las lentes intraoculares fáquicas se realiza de forma ambulatoria y con anestesia tópica (gotas) a través de una microincisión. El cirujano inyecta la lente (especial y única para cada ojo) detrás del iris y por delante del cristalino, en un espacio llamado cámara posterior, donde realizará una función similar a una lente de contacto, con la ventaja de no producir molestias y de ser invisible para cualquier observador.

La operación dura entre 15 y 20 minutos y no requiere puntos. Habitualmente no se operan los dos ojos el mismo día. El paciente se podrá marchar a su casa sin necesidad de llevar el ojo tapado y la recuperación visual es muy rápida. El equipo médico de Clínica Baviera realizará un seguimiento personalizado para controlar la evolución del paciente.

Para aquellos pacientes que ya están experimentando los síntomas de vista cansada o presbicia, el procedimiento más indicado suele ser la cirugía con lensectomía refractiva e implante de lente intraocular pseudofáquica. Será el oftalmólogo el que, tras estudiar el caso, escoja el tratamiento más adecuado.