RESULTADOS DE LA
CIRUGÍA LÁSER

En caso de padecer miopía, el paciente pasa a tener una muy buena visión de lejos, de la que antes carecía. Es capaz de ver el contorno de las cosas, conducir sin necesidad de gafas o lentillas e, incluso, distinguir algo tan sencillo como una cara conocida a una buena distancia. Podrá ver más nítido y claro lo que antes veía borroso.

“Ahora será capaz de ver bien, tanto de lejos como de cerca, de un modo muy confortable y de una manera constante.”

Los pacientes que sufran hipermetropía dejarán de ver los objetos desenfocados y borrosos pero, sobre todo, podrán descansar la vista, ya que los hipermétropes tienden a forzar la visión, lo que suele acarrear dolores de cabeza y otras molestias.

Tras la operación, estos pacientes podrán ver bien, tanto de lejos como de cerca, de un modo muy confortable y de manera constante. Se liberarán de sus molestas y pesadas gafas y lentillas y desaparecerá la fatiga ocular.

Antes

Antes

Después

Después

El paciente con astigmatismo tiene tendencia a percibir las imágenes de forma distorsionada o deforme, ve las cosas más alargadas. Esto desaparece al operarse y corregirse el defecto visual.