Icono Glaucoma

GLAUCOMA


El glaucoma es una enfermedad ocular que se caracteriza por la pérdida de visión como consecuencia de un daño en el nervio óptico secundario, provocada generalmente, por un aumento de la presión intraocular (PIO).

GLAUCOMA, LA CEGUERA SILENCIOSA

El glaucoma ocular resulta muy difícil de detectar hasta que se encuentra en una fase avanzada, ya que no suele presentar síntomas. Los mecanismos causantes de esta enfermedad no son muy conocidos, aunque todo apunta a que puede deberse a una elevación de la tensión o presión intraocular, por lo que los tratamientos encaminados a reducir la presión son muy eficaces para prevenir la pérdida de visión. Es importante tener en cuenta que los daños ocasionados por esta patología son irreversibles, por eso es fundamental la prevención.

“El daño que produce el glaucoma es irreversible, por eso el diagnóstico se debe realizar cuanto antes.”

SÍNTOMAS

El glaucoma, en la gran mayoría de los casos, es una enfermedad asintomática hasta fases avanzadas por eso se la conoce como "ceguera silenciosa". El carácter asintomático de esta dolencia, que es la segunda causa de ceguera en los países industrializados después de la diabetes, convierte el diagnóstico precoz en fundamental. Por eso es muy importante que las personas con perfiles de riesgo, como los pacientes con antecedentes familiares, los diabéticos, las personas con miopía elevada o los mayores de 50 años se sometan a revisiones oftalmológicas periódicas.

MÁS INFORMACIÓN SOBRE LOS SÍNTOMAS DEL GLAUCOMA

EL TRATAMIENTO

Existen diferentes tipos de glaucoma y el tratamiento que prescriba el especialista dependerá de las características concretas de la dolencia y del paciente que la sufra. El factor común en todos los tipos de glaucoma es el daño que se produce en el nervio óptico secundario, que suele estar relacionado con una presión intraocular elevada. Por eso, la gran mayoría de los tratamientos están dirigidos a controlar este factor. En todo caso, debemos tener en cuenta que el daño que produce el glaucoma es irreversible y todos los tratamientos se orientarán a frenar su progresión, ralentizando el deterioro progresivo del nervio óptico y la pérdida del campo visual.

Los principales tratamientos para el glaucoma son:

  • Fármacos en forma de colirio.
  • Cirugía láser
  • Cirugía tradicional

MÁS INFORMACIÓN SOBRE EL TRATAMIENTO DEL GLAUCOMA