ALTERACIONES NEUROFTALMOLÓGICAS

¿Qué es la Neuroftalmología?

La neuroftalmología es una rama de la oftalmología que se ha desarrollado y generalizado recientemente y que se dedica al estudio de las enfermedades relacionadas con el sistema nervioso que afectan a la función y al sistema visual. Es decir, que el médico especialista en esta materia diagnostica, trata y realiza el seguimiento de las patologías relacionadas con el nervio óptico, con la vía visual, con la corteza cerebral, con el sistema nervioso central, con los músculos oculares, las alteraciones pupilares y las enfermedades que producen alteraciones en el control voluntario del cierre y apertura de los párpados (tics o blefaroespasmos). En la mayor parte de las ocasiones, las Unidades de Neuroftalmología se basan en la colaboración directa entre el médico especialista en Oftalmología (especialista en las enfermedades relacionadas con el sistema visual) y el médico especialista en Neurología (especialista en trastornos del sistema nervioso).




Trastornos neuroftalmológicos

Neuropatías ópticas

Las neuropatías ópticas son aquellas enfermedades que afectan al nervio óptico (el nervio que transmite la información desde la retina a la corteza visual del cerebro) y suelen manifestarse con pérdidas bruscas de visión en un ojo o en los dos ojos. Estas patologías precisan de un estudio neurológico y oftalmológico exhaustivo y de un tratamiento adecuado prescrito por un especialista ya que, además de provocar la pérdida de visión, pueden ser la expresión de otras enfermedades generales importantes (problemas cardiovasculares, diabetes, lupus, esclerosis múltiple…). Dentro de las neuropatías ópticas, cabe destacar la neuritis óptica, una inflamación del nervio óptico que puede estar asociada a otras enfermedades o aparecer sin una causa concreta y conocida.

Enfermedades que afectan a los músculos oculares

Este tipo de patologías generalmente se manifiestan con visión doble (diplopía). El estudio de las causas de la visión doble se lleva a cabo desde la Unidad de Neuroftalmología en coordinación con la Unidad de Estrabismo.

Blefaroespasmos

En los casos más severos, los blefaroespasmos o espasmos palpebrales causados por contracciones espasmódicas, involuntarias y repetitivas de los músculos de los párpados pueden llegar a ser invalidantes para la visión hasta llegar a producir alteraciones visuales, visión borrosa o sensibilidad a la luz. Por eso deben ser tratados con la mayor premura posible.

Cefaleas y migrañas

El término cefalea hace referencia a los dolores y molestias localizadas en cualquier parte de la cabeza, en los diferentes tejidos de la cavidad craneana y en los músculos y vasos sanguíneos que rodean el cuero cabelludo, la cara y el cuello. Existen diferentes tipos de cefaleas (cefaleas tensionales, cefaleas por abuso de analgésicos, cefaleas trigémino vasculares, y migrañas o jaquecas).

Alteraciones de la pupila

Se suelen manifestar cuando el tamaño de las pupilas disminuye simétricamente en su exposición a la luz (defectos pupilares aferentes) o cuando se produce una asimetría pupilar o anisocoria (defectos pupilares eferentes).

Síntomas

Algunos problemas neurológicos se pueden manifestar con síntomas visuales. El nistagmus (movimiento rítmico, involuntario e incontrolable de los ojos), la visión doble o diplopía, la pérdida de visión de un ojo o de los dos (brusca, aguda, transitoria o permanente), los dolores perioculares (alrededor del ojo), faciales o de cabeza, la ptosis palpebral, los cierres palpebrales involuntarios o las alteraciones de la pupila pueden ser manifestaciones de enfermedades neurológicas u oftalmológicas y necesitan una evaluación conjunta de ambos especialistas (neurólogo y oftalmólogo) para ofrecer al paciente el mejor enfoque diagnóstico y terapéutico.

EL TRATAMIENTO

La prescripción del tratamiento de los problemas vinculados a la neuroftalmología dependerá de la causa que ha provocado la alteración.

LOS RESULTADOS

Los pacientes que padecen alguna alteración neuroftalmológica y que son tratados por un especialista en la materia conseguirán eliminar o, al menos, reducir molestias como visión doble, pérdida de visión, alteraciones en la pupila, dolores perioculares, faciales o de cabeza.