Icono Glaucoma

LAGRIMAL TAPADO U OBSTRUIDO


El lagrimal tapado u obstruido, una afección que también se conoce como obstrucción de las vías lagrimales, se manifiesta en una dificultad para la eliminación de la lágrima y, por lo tanto, en un lagrimeo constante y bastante molesto. El grado de lagrimeo y la incomodidad que sufre el paciente dependerá, por tanto, de la cantidad de lágrima que produzca, pero también del grado en el que el conducto lagrimal esté obstruido. Esta obstrucción de la vía lagrimal puede ser completa o parcial (estenosis).



Los principales síntomas del lagrimal tapado son: lagrimeo excesivo que puede acompañarse de secreción (legañas), ojo rojo e, incluso, infección en el saco lagrimal.

La obstrucción de la vía lagrimal puede producirse por múltiples factores: traumatismos, acumulación de detritus, blefaritis, conjuntivitis… aunque, en la mayor parte de los casos, el origen del lagrimal tapado es desconocido.

En cuanto al tratamiento para corregir el lagrimal tapado, la elección de una técnica u otra dependerá de cada paciente, según el nivel y el grado de obstrucción, de la anatomía de su vía lagrimal y del estado de la fosa nasal. En el caso de la obstrucción baja de la vía lagrimal, en el saco lagrimal o en el conducto nasolagrimal, una de las técnicas de elección es la dacriocistorrinostomía (externa, endonasal o transcanalicular).

LAGRIMAL INFLAMADO

El lagrimal inflamado es uno de los principales indicios de que puede existir una obstrucción de las vías lagrimales y puede llegar a derivar en la aparición de un quiste en el saco lagrimal (mucocele). En este caso, se suele producir una gran acumulación de secreciones. Además, las inflamaciones del lagrimal suelen ser recurrentes. Por lo tanto, que el lagrimal esté inflamado suele ser un síntoma de la existencia de una infección del saco lagrimal, una afección que científicamente se suele denominar dacriocistitis.

Por lo tanto, la principal causa del lagrimal inflamado es la obstrucción del conducto nasolagrimal que puede deberse a:

  • Traumatismos.
  • Desviaciones del tabique nasal.
  • Rinitis.
  • Pólipos nasales.
  • Hipertrofia del cornete inferior.
  • Causas desconocidas.

El tratamiento del lagrimal inflamado dependerá del factor que haya desencadenado la obstrucción de la vía lagrimal.