Clínica Baviera
Llama gratis
900 180 100

Mundo Baviera

Enfermedades de la vista más comunes

Los ojos son uno de los órganos más importantes de nuestro cuerpo ya que, aunque contamos con otros sentidos que nos permiten conocer el mundo que nos rodea, la vista es, sin duda, el sentido más importante y que más nos ayuda a la hora de conocer la realidad. Debido a esto, cuidar de nuestros ojos y de nuestra vista es una de las tareas más importantes que debemos tener en cuenta para disfrutar de una buena calidad de vida. Sin embargo, existen ciertas enfermedades de la vista que pueden afectar en mayor o menor medida a esa calidad de vida. A continuación, analizamos algunas de las enfermedades de la vista más comunes.

New Call-to-action

Enfermedades de la vista más comunes

Aunque son muchas las enfermedades que pueden afectar a la vista como sentido y a los ojos como órgano del cuerpo humano, algunas de ellas son más frecuentes que otras.

  • Miopía: La miopía es un problema en la forma que tiene el ojo de refractar la luz que le llega. Se caracteriza porque la imagen que observa el paciente se ve correctamente en las distancias cortas, pero no así en las largas.
  • Hipermetropía: Se trata de otro de los problemas más habituales en la forma que tiene el ojo de refractar la luz pero, en este caso, la parte que se ve correctamente son las distancias largas, mientras que en las distancias cortas la imagen que aprecia el paciente es borrosa.
  • Astigmatismo: Junto a la miopía y la hipermetropía, constituye el problema del ojo asociado a la refracción de la luz más común. En este caso, la visión se vuelve borrosa tanto en las cortas como en las largas distancias.
  • Presbicia: También se conoce como vista cansada, se trata de una enfermedad de la vista asociada a la edad, ya que, con el tiempo, la capacidad natural del ojo para enfocar se ve afectada, por lo que no se consigue una imagen nítida, primero en las distancias cercanas y más adelante también en las lejanas. Suele aparecer a partir de los 45 años, aproximadamente.
  • Conjuntivitis: Se trata de una enfermedad de los ojos muy común y que afecta a la conjuntiva, la capa más exterior del ojo. Se suele producir por un origen infeccioso, y suele presentarse como enrojecimiento, picor, y sensación de tener algo en el ojo, además de un lagrimeo constante que puede ir acompañado de secreciones blancas o amarillentas.
  • Síndrome de ojo seco: Se trata de un problema de la vista que está asociado a la mala calidad o cantidad insuficiente de la lágrima natural de los ojos que permite su correcta lubricación. Se manifiesta como picor, enrojecimiento y sensación de tener arena en el ojo.
  • Cataratas: Se trata de una enfermedad del ojo que, al igual que la presbicia, suele estar asociada a la edad. En este caso, se produce debido a que el cristalino pierde paulatinamente su carácter transparente y se vuelve opaco, dificultando o impidiendo la correcta visión del paciente.
  • Glaucoma: El glaucoma es una de las enfermedades de la vista más comunes, especialmente en pacientes con la presión arterial elevada o con diabetes. En este caso, la presión interior del globo ocular es más elevada de lo debido, lo que afecta negativamente al nervio óptico.
  • Degeneración macular asociada a la edad: Se manifiesta  como pérdida de visión central en el campo de visión o como visión borrosa de las líneas rectas.

Oftalmóloga revisa la agudeza visual de una adolescente

Tratamientos más frecuentes

Dado que las enfermedades de la vista son muy variadas, cada una de ellas tendrá un tratamiento concreto en cada caso. Sin embargo, se pueden distinguir varios tipos de tratamientos generales:

  • Lentes o lentillas: Se trata de un tratamiento que permite corregir enfermedades de la vista asociadas principalmente a problemas de refracción. Un buen ejemplo lo encontraríamos en las gafas o lentillas que corrigen los problemas de miopía, hipermetropía o astigmatismo entre otros.
  • Medicamentos: Se suelen aplicar de manera oral o directamente por vía oftálmica. Tienen usos muy variados según el tipo de enfermedad o problema que se quiera tratar. Dos buenos ejemplos serían el uso de lágrimas artificiales para tratar el síndrome del ojo seco o el uso de pomadas y colirios con antibiótico, muy comunes en el tratamiento de conjuntivitis y otras enfermedades de la vista que tengan un origen infeccioso.
  • Cirugía: Finalmente, otro de los tratamientos que no se puede pasar por alto a la hora de solucionar problemas de los ojos y enfermedades de la vista es la cirugía. Mediante la cirugía se van a poder solucionar gran cantidad de problemas de visión, desde problemas de refracción como la miopía, a problemas asociados a la edad o de origen genético como puedan ser las cataratas o el glaucoma.

Importancia de las revisiones periódicas de la vista

Como se puede ver, a la hora de tratar las enfermedades de la vista, existe un abanico bastante amplio de tratamientos entre los que escoger. La elección de uno u otro dependerá tanto de la opinión del médico como la del paciente. Sin embargo, hay que tener en cuenta que, si se quieren evitar los tratamientos que pueden ser más invasivos, lo más aconsejable es realizar revisiones periódicas de la vista, ya que esto permite la detección precoz de cualquier tipo de enfermedad o problema de visión.

De este modo, aunque no sea una garantía absoluta, se suele poder optar por tratamientos menos invasivos y con mejores resultados que cuando se aplican tratamientos en las fases avanzadas de cualquier problema o enfermedad de la vista. Por esto, es fundamental realizar las revisiones periódicas de la vista, especialmente a partir de los 40 años de edad, que es cuando los ojos empiezan a presentar más complicaciones debido, precisamente, al paso del tiempo.

New Call-to-action

No hay comentarios

Todavía no hay comentarios.

Escribe un comentario