POSTOPERATORIO DE LA OPERACIÓN DE CATARATAS

¿Quieres saber cómo es el postoperatorio de la operación de cataratas? Conoce todos los detalles y los resultados que se esperan de esta intervención

El postoperatorio de la operación de cataratas suele ser sencillo y llevadero. La operación de cataratas es una cirugía segura y rápida, pero, al igual que en cualquier otra intervención, el paciente intervenido debe mantener ciertos cuidados en los días posteriores a la operación para asegurarse de que la recuperación visual va a ser la estimada por el médico oftalmólogo. Además, en todo momento el paciente podrá consultar al especialista si le surge alguna duda. El equipo médico realizará un seguimiento de la evolución del paciente a través de diferentes consultas postoperatorias preestablecidas.

El postoperatorio de la operación de cataratas, al igual que la cirugía, es prácticamente indoloro y mínimamente molesto. El paciente podrá hacer una vida prácticamente normal desde el día después de la intervención desarrollando todas aquellas actividades que su vista le permita: conducir, leer, usar el ordenador, ver la televisión… Ninguna de estas labores interferirá en la evolución de la cirugía siempre y cuando el paciente no realice ningún sobreesfuerzo. Durante los primeros días tras la intervención, es normal que el paciente no tenga una estabilidad visual, ya que necesitará un tiempo para adaptarse a su nueva situación visual. Es habitual que sufra ciertas variaciones en la visión, viendo bien en algunos momentos y borroso en otros. Además, el paciente puede sentir ciertas molestias postoperatorias como picor o sequedad. Es necesario que durante un tiempo evite tocarse el ojo o restregárselo.

A lo largo de un tiempo, el que le indique su oftalmólogo, el paciente deberá llevar un tratamiento con colirios antibióticos y antiinflamatorios (los que ya ha usado en el preoperatorio). Con esta medicación se busca disminuir el riesgo de infecciones y de inflamaciones que podrían complicar la evolución postoperatoria. Una vez que el cirujano considera que el paciente está estable y ha alcanzado un buen rango de visión, se le dará el alta. Después de la operación, y dependiendo del tipo de lente elegida por el oftalmólogo, el paciente tendrá una buena visión cercana y lejana y recuperará la percepción de nitidez de las formas y colores que perdió durante la evolución de las cataratas.