Pide tu primera consulta médica 902 112 541

VÍTREO RETINA

Tratamiento de la Degeneración Macular

  • ¿QUÉ ES LA RETINA Y EL VÍTREO?

    La retina es una capa muy fina de tejido que contiene células sensibles a la luz y que recubre la parte interior del ojo. Es similar a una tela donde se proyectan las imágenes. La luz que incide en la retina desencadena una serie de fenómenos químicos y eléctricos que finalmente se traducen en impulsos nerviosos que son enviados hacia el cerebro por el nervio óptico. La retina tiene dos partes: la retina periférica y la mácula .

    La mácula es una pequeña área ubicada en el centro de la retina donde convergen los rayos de luz enfocados por la córnea y el cristalino y que nos permite percibir los detalles aportando lo que se conoce como “visión central”.

    El área más extensa de la retina, que supone un 95% de este tejido, rodea la mácula y se llama retina periférica.

    El humor vítreo es un líquido gelatinoso y transparente que rellena el espacio comprendido entre la superficie interna de la retina y la cara posterior del cristalino.

  • ENFERMEDADES DE LA RETINA Y EL VÍTREO Y SU TRATAMIENTO

    Los problemas de la retina y el vítreo pueden causar severas pérdidas de la visión o, incluso, ceguera. En algunos casos, la cirugía puede ser beneficiosa para tratar estas dolencias y si se realiza en el momento justo, puede prevenir una seria pérdida de la visión.

    Retinopatía diabética

    El cuerpo de los pacientes con diabetes mellitus no utiliza ni almacena el azúcar de forma apropiada. El alto nivel de azúcar en la sangre puede dañar los vasos sanguíneos de la retina produciendo lo que se conoce como retinopatía diabética. Si la enfermedad se encuentra en un estado avanzado se pueden llegar a formar nuevos vasos sanguíneos y prolifera el tejido fibroso de la retina, lo que provoca un deterioro de la visión, ya que la imagen enviada al cerebro se vuelve borrosa. En los casos más graves se producen sangrados introculares y desprendimiento de retina que puede conducir a una grave pérdida de visión.

    Síntomas

    Un examen médico con dilatación de pupila y a través de un oftalmoscopio es el único medio para detectar posibles enfermedades o alteraciones en el segmento posterior del ojo. Con frecuencia y realizando las pruebas necesarias, el oftalmólogo puede diagnosticar y tratar la retinopatía grave antes de que se manifiesten problemas en la vista.

    Cuando el oftalmólogo diagnostica un caso de retinopatía diabética y para decidir qué tratamiento es el más adecuado, puede indicar la necesidad de realizar fotografías a color de la retina o una prueba especial denominada angiografía de fluoresceína. Para la realización de esta prueba diagnóstica, se debe inyectar un tinte con el objetivo de tomar fotografías del ojo para detectar dónde se producen las posibles salidas de fluido.

    Tratamiento

    El mejor tratamiento para la retinopatía diabética consiste en prevenir su desarrollo a través de estrictos controles de los niveles de azúcar en la sangre para reducir, en la medida de lo posible, el riesgo a largo plazo de perder la vista. Si existen problemas renales o de hipertensión sanguínea, así como niveles elevados de colesterol y triglicéridos en sangre, también deberán ser tratados.

    La cirugía con rayos láser se emplea para evitar mayores pérdidas de vista. No es común que las personas con vista borrosa causada por un edema macular recobren la visión con esta técnica, pero algunos pacientes experimentan una mejora parcial con este tratamiento. Los rayos láser no curan la retinopatía diabética y no siempre evitan una mayor pérdida visual. Actualmente, con los nuevos tratamientos antiangiogénicos y los corticoides intraoculares de liberación lenta se consiguen mejoras más estables

    La vitrectomía es una intervención microquirúrgica que se realiza en una sala de operaciones. Consiste en la retirada del vítreo que alberga restos sanguíneos y en su recambio por una solución transparente. Este tratamiento se reserva a los casos en los que existe sangrado intraocular y/o desprendimiento de retina.

    Degeneración macular asociada a la edad (DMAE)

    La DMAE es una enfermedad del ojo ocasionada por la degeneración, daño o deterioro del área macular, encargada de la visión central y de la agudeza visual, y que suele aparecer a partir de los 50 años. La mácula es una pequeña área de la retina que nos permite ver con claridad los detalles pequeños y finos. Cuando la mácula no funciona correctamente, el paciente experimenta vista nublada u oscuridad en la parte central de la visión. La degeneración macular afecta tanto a la visión cercana como a la visión lejana y puede provocar que algunas actividades, como enhebrar una aguja o leer, resulten difíciles o imposibles de realizar.

    Podemos clasificar la DMAE en dos grandes grupos:

    Degeneración macular seca: se debe al envejecimiento y adelgazamiento de los tejidos de la mácula y provoca alteraciones en el epitelio pigmentario (capa de células ubicadas en la parte exterior de la retina), que conducen a la destrucción de la mácula. Su evolución es lenta y su tratamiento consiste en la administración de fármacos antioxidantes específicos para la mácula que ralentizan su evolución.

    Degeneración macular húmeda o exudativa: sen aproximadamente un 10 a 30% de los pacientes con DMAE seca aparece una complicación denominada comúnmente degeneración macular húmeda. Ésta se produce al formarse vasos sanguíneos anormales (neovasos) en la parte posterior del ojo que dejan escapar fluido o sangre y que ocasionan que la visión central se vuelva borrosa. Los pacientes que sufren esta complicación suelen presentar un diagnóstico visual menos optimista que los que sólo tienen degeneración macular seca. De hecho, si no se toman medidas inmediatas, el paciente puede llegar a perder la agudeza visual de una forma rápida, en pocos meses.

    Síntomas

    La persona que padece DMAE puede comenzar a perder agudeza visual, sobre todo en la visión central. A los pacientes con DMAE les resulta muy difícil leer, no son capaces de percibir las formas definidas y ven las líneas torcidas. En definitiva, la Degeneración Macular Asociada a la Edad provoca una reducción de la calidad de vida del paciente afectando a su día a día.

    Tratamiento

    En el caso de los pacientes con DMAE seca el protocolo habitual es la toma de antioxidantes que ralentizan su progresión. En cuanto a la DMAE húmeda existen varios tratamientos y todos ellos están destinados a bloquear los neovasos y frenar su crecimiento: terapia fotodinámica, fotocoagulación con Láser Argon, termoterapia transpupilar e inyecciones de corticoide intraocular.

    Los más habituales son:

    En la actualidad, el tratamiento más habitual es el uso de inyecciones intravítreas de antiangiogénicos. A través del uso intraocular de antiangiogénicos, se consigue inhibir una proteína que favorece la formación de los neovasos causantes de la destrucción irreversible del tejido visual de la mácula.

  • RESULTADOS

    Tanto en el caso de la retinopatía diabética como en el caso de la Degeneración Macular Asociada a la Edad, los tratamientos tienen altas tasas de éxito para frenar el desarrollo de la enfermedad , pero no la curan. En todo caso, debe ser el oftalmólogo el que decida qué tratamiento es el más adecuado para cada paciente y éste debe seguir de forma muy rigurosa las pautas que le marque el especialista.

Reserva ya tu primera consulta médica
COMPARTIR ESTA INFO
Facebook
twitter

RESERVA YA TU
CONSULTA MÉDICA
SIN COMPROMISO

PEDIR CITA
SIN COMPROMISO
Mapa de las clínicas

Acreditaciones e Inversores:

Acreditaciones
Entidad adherida a
Ekomi