JAQUECA OFTÁLMICA

Síntomas de la jaqueca oftálmica

Los principales síntomas de la jaqueca oftálmica son los de la migraña común:

  • Dolores de cabeza de inicio rápido que, a menudo, afectan sólo a un lado del cráneo y se hacen más o menos fuertes a medida que la crisis va evolucionando.
  • El dolor se agrava si el paciente realiza esfuerzos.
  • El dolor se vuelve más fuerte ante la luz (fotofobia) o ante determinados sonidos.
  • Aparición de náuseas y/o vómitos.

Estos síntomas aparecen acompañados de señales visuales que se presentan antes o durante el ataque de migraña:

  • Aparición de escotomas o centelleos. Los escotomas son pequeños puntos ciegos que aparecen en la parte central del campo visual y pueden ir acompañados de luces parpadeantes (centelleos). Aunque los escotomas suelen aparecer en el centro del campo visual, pueden llegar a extenderse a todo el campo de visión.
  • Visión borrosa.
  • Visión doble (diplopía).

Causas de la jaqueca oftálmica

Son muchas las hipótesis que se han barajado sobre las posibles causas de aparición de la jaqueca oftálmica, pero se pueden resumir en las siguientes líneas:

  • Factores genéticos hereditarios.
  • Falta de sueño o cambios en los patrones habituales de descanso.
  • Estrés.
  • Cambios hormonales.
  • Ingesta de ciertos alimentos o medicamentos.
  • Consumo de alcohol o tabaco.

Tratamiento de la jaqueca oftálmica

El tratamiento de la jaqueca oftálmica será diferente, en función de si se tratan los síntomas que aparecen durante la crisis o si se realiza un abordaje basado en la prevención para disminuir la severidad y frecuencia de los ataques.

En momentos de dolor agudo, los médicos suelen optar por aconsejar al paciente reposo en la oscuridad (si existe fotofobia), fármacos analgésicos o más específicos como los medicamentos derivados de la ergotamina o los triptanos. En el caso de que las crisis se conviertan en muy importantes o frecuentes y que afecten al desarrollo de la vida diaria del paciente se pueden administrar algunas moléculas como el propranolol. Por último, es aconsejable que el paciente que sufra predisposición a las jaquecas oftálmicas evite los factores desencadenantes.