TIPOS DE CIRUGÍA OCULAR Y
TÉCNICAS DE CIRUGÍA REFRACTIVA

Existe una gran cantidad de tipos de cirugía ocular, dado que el ojo está integrado por una gran cantidad de pequeñas partes o componentes en los que pueden aparecer múltiples problemas, disfunciones o patologías.

La visión precisa del perfecto funcionamiento de los ojos y de sus distintos componentes o estructuras oculares (córnea, cristalino y retina, entre otros), además del nervio óptico, que pueden verse afectadas por diferentes enfermedades que pueden poner en riesgo la visión o la calidad de la misma y para cuyo tratamiento existen diferentes tipos de cirugía ocular.

PROBLEMAS DE LA REFRACCIÓN: TÉCNICAS DE CIRUGÍA REFRACTIVA

Los defectos refractivos (miopía, hipermetropía, astigmatismo y presbicia o vista cansada) son los problemas visuales que afectan a un mayor número de personas en todo el mundo. Se relacionan con la forma en la que la luz entra en el ojo y se proyecta en la retina y afectan, fundamentalmente, a las dos lentes de las que dispone el ojo: córnea y cristalino.

Las dioptrías de estos problemas visuales pueden corregirse mediante gafas y lentillas o mediante diferentes procedimientos de cirugía refractiva.

CIRUGÍA REFRACTIVA LÁSER

La cirugía refractiva láser consiste, básicamente, en la utilización del láser Excímer para "pulir o tallar" la córnea y hacer que la luz impacte de forma correcta sobre la retina. Este procedimiento puede realizarse a través de diferentes técnicas de cirugía ocular:

  • Lasik (Laser assisted in Situ Keratomileusis). El oftalmólogo levanta una fina capa de tejido del epitelio corneal (flap o colgajo) utilizando un instrumento que se llama microqueratomo o un determinado tipo de láser (como el láser de femtosegundo). A continuación, aplica el láser Excímer y, por último, vuelve a situar ese tejido en su posición inicial sin necesidad de puntos de sutura.
  • Técnicas de superficie (PEF/Lasek). El PRK (Queratectomía fotorrefractiva) y el Lasek, a diferencia de la técnica Lasik, consisten en la separación del epitelio empleando una solución especial alcohólica (en este caso no se realiza un flap corneal). A continuación, se aplica el láser Excímer para corregir la curvatura de la córnea y eliminar las dioptrías del problema refractivo. El oftalmólogo vuelve a situar en su lugar el epitelio (en el caso de la técnica Lasek, no si se aplica la técnica PRK) y coloca una lente protectora externa que el paciente llevará durante unos días.

CIRUGÍA REFRACTIVA CON LENTE INTRAOCULAR

Esta técnica consiste en la introducción dentro del ojo de una lente artificial que ayuda a que la luz se proyecte de forma correcta sobre la retina, consiguiendo que la visión deje de ser borrosa.

Estas lentes intraocularespueden ser, básicamente, de dos tipos:

  • Lentes fáquicas (habitualmente de tipo ICL®), que se colocan en el ojo sin retirar ni modificar ninguna de sus estructuras.
  • Lentes pseudofáquicas, que se colocan en el ojo en lugar del cristalino.

CATARATAS: ¿CÓMO SE SOLUCIONAN?

En el proceso de formación de las imágenes en el ojo, la luz procedente de los objetos tiene que atravesar diferentes estructuras (sobre todo la córnea y el cristalino) para que las imágenes puedan proyectarse adecuadamente en la retina. Estas estructuras, por lo tanto, deben ser totalmente transparentes. Las cataratas se producen cuando, debido sobre todo al envejecimiento, el cristalino se vuelve opaco.

La cirugía para la corrección de las cataratas se basa en la utilización de ultrasonidos para disolver y extraer el cristalino deteriorado y en su sustitución por una lente intraocular artificial que realiza su misma función. Este proceso se denomina facoemulsificación

PROBLEMAS DE RETINA: CIRUGÍA DE PRECISIÓN

La retina es un tejido fotosensible muy delicado que puede verse afectado por una gran cantidad de patologías. Las más frecuentes se pueden clasificar en tres grandes grupos:

  1. Patologías vasculares. Dentro de este apartado las enfermedades más frecuentes son: la retinopatía diabética y las trombosis venosas. En ambos casos la visión puede verse seriamente comprometida.
  2. Enfermedades degenerativas. Entre las que destaca la Degeneración Macular Asociada a la Edad (DMAE), que provoca una pérdida progresiva de la visión central.
  3. Desprendimientos de retina. Si no se trata a tiempo, puede tener consecuencias graves e irreversibles para la vista.

El tratamiento para los problemas de retina puede ser médico o quirúrgico a través de diferentes tipos de cirugía ocular (vitrectomía, cerclajes, cirugía convencional...).

OTRAS PATOLOGÍAS VISUALES: ESTRABISMO, PROBLEMAS DE LA CÓRNEA Y GLAUCOMA

  1. El estrabismo es un problema visual que provoca que los ojos no estén correctamente alineados. Existen diferentes tipo de estrabismo, pero para su corrección y para evitar que influya en la calidad visual del paciente debe ser abordado desde una doble vía:
    • Tratamiento de las consecuencias visuales del estrabismo: ambliopía u ojo vago. Durante la infancia, el ojo desviado puede no llegar a desarrollar toda su potencia visual. Si este defecto no se corrige antes de los 6 u 8 años, la disminución en el ojo desviado puede ser permanente. El ojo vago se corrige mediante gafas con una graduación adecuada y la oclusión del ojo dominante mediante parches o colirios para dilatar la pupila, entre otros procedimientos.
    • Tratamiento de las consecuencias estéticas del estrabismo a través de inyecciones de toxina botulínica o cirugía.
  2. Entre los problemas de la córnea más frecuentes se encuentra en queratocono, que provoca el adelgazamiento, debilitamiento y deformación de esta parte del ojo que, progresivamente, va adquiriendo una forma cónica. El tratamiento del queratocono puede ser abordado a través de diferentes procedimientos, como el uso de determinadas gafas o lentillas, el crosslinking corneal, el implante de anillos intracorneales o, en los casos más graves, el trasplante de córnea.
  3. El glaucoma es una enfermedad visual que afecta al nervio óptico y que se produce por un aumento anormal de la tensión intraocular. En sus primeras fases es asintomática y su detección precoz es fundamental para conseguir un buen pronóstico ya que la pérdida visual que provoca suele ser irreversible. El tratamiento del glaucoma pasa por el control de la presión ocular a través del uso de ciertos tipos de medicamentos (colirios) y, en los casos más graves, por la cirugía.

RECIBE INFORMACIÓN SOBRE NUESTRAS PROMOCIONES