Estrabismo vertical

El estrabismo vertical es un tipo de estrabismo evaluado en función de la dirección en la que se desplaza el ojo desviado. En este caso, un paciente padece estrabismo vertical cuando uno o ambos ojos se desvían hacia arriba o hacia abajo.


En general, este tipo de desviaciones verticales se clasifican en:

  • Hipertropia. Es la condición de desalineación de los ojos que se produce cuando el eje visual del ojo desviado es mal alto que el del otro (el ojo fijador). Existe una clase especial de hipertropia que se conoce como desviación vertical disociada y que se manifiesta cuando uno de los ojos se desvía espontáneamente hacia arriba. Este ojo puede desviarse frecuente o infrecuentemente y la frecuencia de la desviación puede variar a lo largo del día. Esta desviación vertical disociada puede verse en uno o en ambos. La hipertropia puede ser congénita o adquirida y se suele deber a un desequilibrio en la función de uno de los músculos extraoculares, aunque puede tener otras causas en función de la edad a la que aparezca (infancia o madurez). Las consecuencias sobre la visión de esta clase de estrabismo también dependerán de la edad a la que se manifieste. Por ejemplo, en los niños, cuyo sistema visual todavía puede estar en desarrollo, puede aparecer hipermetropía y ambliopía u ojo vago, un problema que afecta a la agudeza visual.
  • Hipotropia. Es una condición similar a la hipertropia, pero en este caso el eje visual del ojo desviado es más bajo que el del otro (el ojo fijador). Este término se suele usar con menos frecuencia, ya que generalmente se utiliza "hipertropia" para referirse al ojo desviado hacia arriba.

Tratamiento del estrabismo vertical

En el caso del estrabismo vertical, al igual que en el del resto de estrabismos, el objetivo del tratamiento pasa por:

  • Evitar la ambliopía u ojo vago para lo que el médico suele prescribir el uso de una corrección óptica (gafas) que compense el problema refractivo, si existe, además de otras medidas como parches, en función del ángulo de la desviación.
  • Intentar alinear los ojos. Algunas desviaciones visuales asociadas a la hipermetropía pueden corregirse total o parcialmente con gafas, pero otras deben ser corregidas con cirugía.
  • Restaurar la visión binocular. Esto se logra con los tratamientos descritos anteriormente, de modo que al obtener el alineamiento y una visión similar en ambos ojos, se puede alcanzar una visión binocular muy cercana a la visión normal.